Presión de inflado de las llantas

El subinflado puede provocar la falla de la llanta. Provoca esfuerzo innecesario en las llantas, desgaste irregular, pérdida de control y accidentes. Una llanta puede perder la mitad de su presión de inflado y no parecer estar desinflada.

Usted no puede determinar si sus llantas tienen suficiente presión de inflado con solo mirarlas. Incluso si lucen bien, pueden tener un déficit de inflado de hasta el 50%. Según un estudio reciente, alrededor de un 70% de los vehículos en la carretera tienen al menos una llanta con déficit o exceso de presión por más del 10%. De hecho, el 23% de todos los vehículos en el estudio tenían al menos una llanta con déficit de presión en un 20% o más. Esto constituye un problema de seguridad real.


Inflado adecuado        Subinflado del 50%
 

Es importante tener una presión de inflado adecuada en sus llantas, ya que el subinflado puede conducir a una falla en la llanta. La "cantidad adecuada" de presión de inflado para sus llantas se especifica por el fabricante del vehículo y se puede ver en el borde de la puerta, el batiente de la puerta, la guantera o la tapa del compartimento de combustible del vehículo. También aparece en el manual del propietario.

  1. Cuando revise la presión de inflado, asegúrese de que las llantas estén tibias, o sea que no estén calientes por haber manejado ni siquiera durante una milla. (NOTA: si tiene que manejar cierta distancia para inflar la llanta, verifique y registre la presión de la llanta primero y agregue la presión de inflado adecuada cuando llegue a la gasolinera. Es normal que las llantas se calienten y la presión de inflado aumente mientras maneja. Nunca "purgue" o reduzca la presión de inflado cuando las llantas estén calientes).
  2. Retire la tapa de la válvula en una llanta.
  3. Coloque con firmeza un medidor de presión en la válvula.
  4. Agregue presión para alcanzar la presión de inflado recomendada.
  5. Si llena demasiado la llanta, presione sobre el vástago en el centro de la válvula con la uña o la punta de un bolígrafo para liberar aire. Entonces vuelva a verificar la presión de inflado con su medidor de presión.
  6. Vuelva a colocar la tapa de la válvula.
  7. Repita el procedimiento con cada llanta, incluida la de repuesto. (NOTA: algunas llantas de repuesto requieren una mayor presión de inflado).
  8. Inspeccione visualmente las llantas para asegurar que no haya tachones ni otros objetos incrustados que puedan abrir un orificio en la llanta y causar un escape de presión de inflado.
  9. Revise los lados para asegurar que no halla orificios, cortes, chichones ni otras irregularidades.

Si tiene alguna pregunta comuníquese con su distribuidor de llantas local o llame a Mastercraft Tire al 1-800-854-6288.